Picture
 QUITO.— La periodista ecuatoriana Melania Mora llamó a promover una ola mundial de solidaridad para lograr la liberación de cuatro cubanos encarcelados en Estados Unidos desde 1998 por luchar contra el terrorismo.

Es nuestra responsabilidad promover una ola mundial de solidaridad que rescate de sus prisiones a estos modernos héroes cubanos, y los devuelva a su pueblo que, cubierto de cintas amarillas, espera a sus hijos predilectos, escribió la columnista en las páginas de El Telégrafo.

Mora recuerda que Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero, Fernando González y René González fueron encarcelados en Miami en 1998, acusados de "conspirar para cometer espionaje".

Los procesos que se forjaron son ya objeto de estudio en universidades norteamericanas, y quedarán como ejemplo de la gran injusticia jurídica cometida contra ellos sobre la base de prejuicios por su condición de partidarios de la Revolución cubana, explica la periodista.

Tras apuntar que los Cinco, como se les conoce internacionalmente, sólo se dedicaron a monitorear las actividades de los grupos terroristas anticubanos radicados en el sur de La Florida, Mora denuncia el hostigamiento y las crueles condiciones que los detenidos han sufrido en las cárceles estadounidenses.

Durante mucho tiempo se ha impedido que los visiten sus familiares e incluso sus defensores, además de negarles el acceso a las evidencias en las que se basó la acusación, afirma.

También cita al escritor brasileño Fernando Morais, cuyo libro Los últimos soldados de la guerra fría, da título al artículo publicado en el diario ecuatoriano.

Gracias a personas heroicas como "Los Cinco" se ha podido evitar que continúen los atentados en los que desde 1959 han muerto tres mil 478 personas, advierte.

La columnista señala además que múltiples organismos internacionales se han pronunciado a favor de una revisión de las injustas sentencias aplicadas a los cubanos, considerados héroes en su país.

Uno de los detenidos, René González, fue liberado en octubre de 2011, pero debió permanecer en libertad vigilada en Estados Unidos hasta que en mayo pasado una jueza de Miami le permitió regresar a Cuba a cambio de que renunciara a su ciudadanía norteamericana.

Los cuatro restantes cumplen sentencias que oscilan entre 18 años y doble cadena perpetúa, en el caso de Gerardo Hernández. (PL)

GRANMA



Your comment will be posted after it is approved.


Leave a Reply.