Cuando Gerardo Hernández, Fernando González, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y René González fueron detenidos en Miami el 12 de septiembre de 1998, una capa de plomo les cayó encima hasta que se abrió su juicio en noviembre de 2000. El 8 de junio de 2001, el tribunal los declaró culpables de conspiración para espiar.

Tres meses después se derrumbaban las torres gemelas del World Trade Center, causando más de 3000 muertos, y esa inmensa tragedia quedará como una cicatriz en la memoria de la humanidad entera. Sin embargo, es casi la misma cifra que el de las víctimas cubanas del terrorismo cubanoamericano radicado en la Florida. Pero de aquellas víctimas, nunca se habla. Como tampoco se habla de las víctimas anónimas de las agresiones del Occidente que nunca tendrán un monumento alzado en su memoria... La Historia siempre es escrita por el más fuerte.

En ese contexto caían en diciembre de 2001 las sentencias contra los Cinco. Dentro del odio que revulsaba Miami y la indiferencia del resto del mundo.

Hoy, trece años más tarde, para miles y miles de personas, esos hombres se han convertido en los Cinco Héroes Antiterroristas de Miami. Hoy, trece años más tarde, existen unos 330 comités de solidaridad con los Cinco, repartidos en 110 paises por los cinco continentes y que luchan por su libertad. ¡Cuánto camino se ha recorrido desde su detención! Pero a pesar de avances significativos, mucho le queda que hacer a la solidaridad internacional para que por fin Gerardo, Ramón, Tony, Fernando y René regresen a su patria. Escuchemos a Olga Salanueva, la esposa de René.

 “Toda la ayuda proveniente de cualquier país del mundo, para difundir la realidad opacada por los grandes medios de comunicación, resulta beneficiosa. A pesar de que existen más de 300 Comités de Solidaridad en el orbe, ha sido difícil la tarea de divulgar las verdaderas intenciones de los monstruos de las transnacionales, las cuales silencian y tergiversan los hechos. [...] No basta con explicar la injusticia ante Naciones Unidas, organizaciones de derechos humanos o a favor de los derechos de la mujer, por lo que es necesario acudir a los pueblos y a los movimientos sociales”.

Y Olga precisa que en octubre venidero se cumple el 85 % de la sentencia de su esposo, y le corresponde salir en libertad supervisada durante tres años, por ser ciudadano estadounidense. « Para él, prosigue Olga, que no tiene ni tendrá visa para visitar a René, la injusticia continuará más allá de las rejas, pues saldrá libre, pero deberá permanecer en La Florida. La jueza dice que no puede acercarse a lugares donde frecuentan personas del crimen organizado, pero lo obliga a mantenerse en ese estado, lo cual constituye un peligro eminente".

El lugar donde debe René debe vivir en libertad, no es la Florida sino Cuba. Como para Gerardo, Ramón, Tony y Fernando. Mientras no sea así, mientras Obama no haya firmado su liberación, como se le permiten sus prerogativas de presidente, la solidaridad no dejará de luchar. Más que nunca – y por cualquier modo – hemos de dar a conocer la historia de los Cinco que no se puede disociar del combate que Cuba libra por la dignidad y la libertad.

"Triunfaremos, afirma Olga Salanueva. Ellos podrán ensañarse con nosotros como han hecho. Vertieron todo su odio, pero nosotros somos dueños de nuestra esperanza y la razón nos asiste".

Annie Arroyo
Kubako Etxea – France Cuba


Your comment will be posted after it is approved.


Leave a Reply.