El parlamento del País Vasco conoció hoy de primera mano el caso de cinco antiterroristas cubanos que hace más de 12 años cumplen injustas condenas en Estados Unidos por prevenir a su país de acciones violentas.

Olga Salanueva y Adriana Pérez, esposas de René González y Gerardo Hernández, dos de esos prisioneros políticos, fueron las encargadas de desvelar los pormenores del largo encierro que soportan esos luchadores, sentenciados con severas penas.

Por primera vez, todos los partidos políticos con representación en el órgano legislativo de esa comunidad autónoma española recibieron información de este proceso, silenciado desde sus inicios por la gran prensa estadounidense.

Los miembros de la comisión de Derechos Humanos del Parlamento vasco se solidarizaron con la causa de los Cinco, como son conocidos René, Gerardo, Fernando González, Ramón Labañino y Antonio Guerrero en las campañas mundiales por su excarcelación.

Tras brindar a sus interlocutores una actualización del caso, Salanueva y Pérez explicaron que el presidente Barack Obama tiene plenas facultades para poner en libertad a los Cinco, ante evidencias de que jamás pusieron en riesgo la seguridad estadounidense.

Pese al cerco mediático que pesa sobre el caso, Olga y Adriana subrayaron el crucial apoyo que recibió la campaña a favor de estos luchadores, cuando en septiembre último un grupo de afamados actores estadounidenses pidió a Obama su liberación.

Resaltaron, incluso, que Amnistía Internacional (AI), organización que no se caracteriza por profesar simpatía hacia la Revolución cubana, denunció los malos tratos a los antiterroristas y los obstáculos interpuestos a sus familiares para visitarlos.

En carta remitida recientemente al secretario estadounidense de Justicia, Eric Holder, AI expresó su preocupación por las reiteradas negativas de Washington a entregar un visado temporal a Olga y aAdriana para que puedan ver a sus seres queridos.

Nos preocupa que una prohibición permanente de dichas visitas constituya un castigo adicional, manifestó la agrupación, tras calificar esa postura de contraria a las normas internacionales para el tratamiento humano de los presos.

Frente a tales argumentos, los legisladores del País Vasco se sensibilizaron con la situación de estos cinco jóvenes y anticiparon que intentarán promover una moción a favor de su liberación, similar a la que han adoptado numerosas instituciones del mundo.

Luego de recibir la solidaridad y comprensión de la mayoría de las fuerzas vascas con representación parlamentaria, las esposas de René y Gerardo impartieron una charla en la ciudad de Bilbao ante un centenar de personas.

Los asistentes a ese acto acordaron trabajar en España en la promoción, dentro del mundo de la cultura del país ibérico, de una iniciativa similar a la de los artistas de Estados Unidos.

En un juicio amañado celebrado en la ciudad de Miami, bastión de la ultraderecha cubanoamericana, Gerardo, René, Ramón, Antonio y Fernando fueron sentenciados con penas que van desde los 15 años de privación de libertad hasta doble cadena perpetua.


Your comment will be posted after it is approved.


Leave a Reply.