Doctor José Rubiera, Director del Centro Nacional de Pronósticos, Instituto de Meteorología

Cuando se acerca cada nueva Temporada Ciclónica, o de Huracanes, y con ella un nuevo "Ejercicio Meteoro", todos quieren conocer el pronóstico de la actividad ciclónica que se espera para la Temporada. En el Centro Nacional de Pronósticos del Instituto de Meteorología de nuestro país, los pronósticos de la actividad ciclónica en el Atlántico comenzaron a emitirse en 1996, producto de la culminación de un proyecto de investigación liderado por la investigadora doctora Maritza Ballester.

También se emiten en los Estados Unidos por la Universidad de Colorado y el oficial del Servicio Meteorológico de ese país que emite la Administración Nacional del Océano y la Atmósfera (NOAA). Los medios de prensa extranjeros promueven estos pronósticos de manera sensacionalista, especialmente cuando en el pronóstico se espera gran actividad ciclónica en el Atlántico.

Es precisamente la divulgación masiva de los pronósticos de temporada, muy diferentes en su esencia a los pronósticos del tiempo diarios, acompañándolos de muy poca explicación sobre lo que quieren realmente decir y su utilidad práctica, lo que promueve escepticismo y frecuentes críticas a estos pronósticos.

Es fácil observar que en una temporada que se pronostica activa no pase ningún huracán por un territorio dado y por ello pensar que el pronóstico fue erróneo, cuando su significado es otro. Por ello, con este artículo quisiera un tanto desmitificar, y darle también el lugar que le corresponde, a los pronósticos de temporada de huracanes, a fin de que se comprendan mejor.

El verdadero valor de los estudios para el pronóstico de una temporada ciclónica, o de huracanes, radica en la ciencia contenida per se, o sea, el valor cognoscitivo que proveen al estudiar y desentrañar los secretos de las condiciones océano-atmosféricas que son favorables o no, al surgimiento y desarrollo de los ciclones tropicales, y junto a ello, una idea de la probabilidad de la actividad ciclónica.

Sin embargo, el valor práctico de estos pronósticos estacionales para las personas comunes y corrientes, así como sus intereses, resulta muy limitado, ya que no pueden decir con tantos meses de antelación (y nadie en el mundo puede hacerlo), por dónde pasará la trayectoria de un huracán, ni qué fuerza alcanzará, qué lluvia traerá, etc.

De modo que, en la práctica, nadie debe utilizar este tipo de pronóstico para ello. Solo es posible conocer si habrá más o menos tormentas tropicales y huracanes en toda la cuenca del Atlántico, solo de eso se trata. Obsérvese que la gran cuenca del Atlántico, que incluye al mar Caribe y al golfo de México, es una vasta área donde Cuba cabe miles y miles de veces, y una ciudad o punto específico cualquiera, quizás millones de veces.

En el sentido práctico tener una temporada activa, normal o poco activa, vale poco, mientras la ciencia no pueda decir exactamente con meses de antelación dónde, cuándo y su fuerza o intensidad. Voy a poner de ejemplo el Pronóstico de la Temporada de Huracanes para este 2012 emitido hace unos días:

"La temporada ciclónica tendrá un comportamiento de normal a poco activo. Se pronostica la formación de diez ciclones tropicales (tormentas tropicales más huracanes) en toda el área del Atlántico Norte, cinco de los cuales alcanzarán la categoría de huracán. Sobre el área oceánica del Atlántico deberán desarrollarse ocho ciclones tropicales, uno lo hará en el Caribe y otro en el golfo de México. La probabilidad de que se origine e intensifique al menos un huracán en el Caribe es baja (15 %) y de que uno de procedencia atlántica penetre en el Caribe (55 %) es moderada."

Esta valoración está basada en el hecho de que se prevé la existencia y desarrollo de un evento El Niño para los meses del verano, y en esos casos se producen vientos fuertes a alturas de 10 a 12 kilómetros que cortan cualquier incipiente circulación ciclónica y, por tanto, inhibe la formación de ciclones tropicales en el Atlántico, aunque algunos logran formarse.

Por otra parte, las aguas del Atlántico oriental están algo más frías que lo normal, otro factor que es desfavorable a la actividad ciclónica. Las investigaciones han demostrado estas concatenaciones, al igual que hay otras, mientras que una relación estadística y de analogía con otras temporadas, produce los números que se ofrecen.

No obstante, vean ustedes que basta que un solo huracán, uno solo, pase por encima de cualquier localidad para que sus habitantes piensen que la temporada es muy activa (y para ellos en realidad lo es). Ejemplos sobran, pero voy a dar solo dos: La temporada de huracanes de 1930 fue muy poco activa, tanto que solo hubo un huracán en el Caribe... Pero ese fue el de gran intensidad que destruyó completamente a Santo Domingo, la capital de la República Dominicana. Otro ejemplo: La temporada de 1992 fue también poco activa, solo cuatro huracanes, pero uno de ellos fue Andrews, categoría 5 que devastó el sur de La Florida, EE.UU.

Puede haber también el caso de temporadas de huracanes muy activas, como las de 2010 y 2011, con 18 y 19 ciclones tropicales respectivamente (el promedio o normal para una temporada es diez), o bien la muy activa de 1995 que igualó el récord del siglo XX con 21 ciclones, pero en ninguna de estas temporadas tuvimos en Cuba un huracán.

A modo de resumen, el pronóstico estacional de la actividad ciclónica en el Atlántico tiene indiscutiblemente un valor científico, al estudiarse las condiciones generales de formación y desarrollo de los ciclones tropicales, mientras que provee una herramienta probabilística útil para determinadas actividades; pero no posee un valor práctico para el público en general al no poder señalar con tanta anticipación los detalles que aparecen en los pronósticos de corto plazo que siempre brindamos en las Alertas Tempranas y en los Avisos de Ciclón Tropical.

La recomendación es que si se quiere conocer el pronóstico de temporada, eso no es malo, siempre que se interprete como es, una medida de la actividad ciclónica general, pero cuando exista una tormenta tropical o huracán ya formado, todos deben estar al tanto de su trayectoria, evolución y desarrollo a través de nuestra radio y televisión y cumplir las orientaciones de nuestra Defensa Civil. Esa es la información práctica verdaderamente valiosa para enfrentar con efectividad la amenaza de un huracán.

GRANMA


Your comment will be posted after it is approved.


Leave a Reply.